viernes, 5 de julio de 2013

Reseña: Aplaudan al salir, de Daniel P. Espinosa.


¡Hola a todos… y feliz verano! Las vacaciones han llegado, al fin, así que por suerte o por desgracia voy a poder retomar lenta, muy lentamente, este nuestro pequeño blog, especialmente porque poco a poco voy recuperando el tiempo para leer y reseñar. Y como el blog es pequeño, retomo con una lectura también pequeña que ha llegado recientemente a mis manos y he devorado en nada de tiempo. ¿Queréis saber cuál es? ¡Pues dentro reseña!




Ficha técnica:
Título: Aplaudan al salir.
Autor: Daniel P. Espinosa.
Género: Suspense.
Páginas: 127
Editorial: 23 Escalones.
ISBN: 978-84-15104-60-5


Sinopsis:   Se arrastró por los pasillos apoyándose en las paredes, sintiendo cómo pasaban los colores a su lado: amarillo, azul, rojo, verde. Podía escuchar también extraños sonidos que se deslizaban a gran velocidad a su alrededor. El mundo se deshacía delante de sus ojos, pero él siguió avanzando. Hasta que llegó a un lugar oscuro y vacío.
Sergio se da cuenta de que su vida se ha convertido en un cí­rculo de repeticiones constantes. Sus amigos representan siempre la misma escena, su psicoanalista parece que escucha pero solo dibuja garabatos en su libreta, su casa se desmenuza ante sus ojos como si estuviera fabricada en cartón piedra, y los desconocidos conspiran para que todo le salga mal. Las luces se apagan en un acto y se encienden en el siguiente, llevándolo de uno a otro para que no escape. Es inevitable, el guión debe seguirse hasta el final, sea cual sea. Después, el público aplaudirá y saldrá de la sala, y la vida de Sergio habrá dejado de existir.



Reseña:
¿Qué pasaría si de repente os dieseis cuenta de que vuestra vida no es todo lo perfecta que podría parecer? Si tuvieseis trabajo, una pareja que os quiere, unos amigos que te aprecian, un futuro que se antoja brillante porque el presente lo está siendo… ¿Y si fuerais una persona con semejante éxito y te dieses cuenta, de la noche a la mañana, de que nada de eso parece real? ¿De que todo parece formar parte de una continua y tediosa repetición? Que tu mujer no se altera por nada, que tus amigos siempre tienen las mismas conversaciones, que tu psicoanalista responde de manera invariable cada vez que asistes…

¿Qué pasaría si te dieras cuenta de que toda tu vida, incluso tu propio carácter, forma parte de un guion ya escrito, y no puedes escapar de él?

Eso es lo que le sucede a Sergio, el protagonista de esta novela. Su vida es maravillosa y no tendría razones para quejarse por nada, pero un día empieza a darse cuenta de que forma parte de una serie de sucesos que se repiten una y otra y otra vez; que está rodeado de personas y situaciones planas. Que él mismo, de alguna manera, es plano, y siempre terminará haciendo lo que se espera de él. No puede escapar, no puede huir de esa rutina asfixiante que él ya no quiere, y empieza a darse cuenta de todo lo extraño que le rodea. Pero ¿por qué? ¿Por qué todo sigue unas pautas, por qué todo parece tan idéntico al día anterior…? 

"El autor no le pide al personaje que solucione su vida y ya está. ¿Cómo va a pedirle eso? ¿Podría acaso solucionarla? ¿Le interesa siquiera que lo haga? Lo que quiere es que tenga problemas. La felicidad es aburrida".

En este libro no vamos a asistir sencillamente a una historia de repeticiones, no vamos a ver una acción imparable; con esta novela, Daniel Pérez Espinosa (que actualmente acaba de lanzar su nuevo libro, Nekromanteia) nos arrastra a una vorágine de reflexiones, de angustias, de miedos, de tensión absoluta. Debo decir que no soy fan del suspense y, sin embargo, esta novela ha conseguido tenerme en tensión durante toda la lectura. Es increíble como Daniel utiliza el lenguaje para forzar nuestras emociones y que nosotros mismos nos veamos asfixiándonos con el desasosiego de Sergio y de su realidad que se cae a pedazos. El ritmo no decae casi en ningún momento, lo que sin duda ayuda a esa sensación de ahogo que tan mal me lo ha hecho pasar, aunque sí es cierto que el jugar con repeticiones una y otra y otra vez afecta en algún momento al desarrollo y en un par de ocasiones ralentiza la narración.

Respecto a la trama, no puedo contar mucho, igual que tampoco puedo contar mucho de los personajes. Solo hay dos que merecen una mención especial, precisamente por que el resto de caracteres cumplen más la función de escenario que de personaje. Sin embargo, nuestro protagonista, Sergio, y nuestro antagonista, Aldo, se llevan toda la historia sin necesidad de nadie más, especialmente este último. Toda la historia transcurre siguiendo la ansiedad y la preocupación de Sergio, de modo que es imposible no sentirse afín a él, sobre todo gracias a lo mencionado anteriormente del estilo del autor, que consigue que empaticemos con su protagonista. Pero es Aldo, el gran Aldo, el que se lleva todo mi cariño y mi amor, el que se come las escenas (quizá por eso sea más gordo que el resto de sus amigos) sin masticar, el que te arrastra de su mano y te convence de principio a fin. Es, con mucho, el personaje más complejo de la historia, y precisamente por eso el que más aporta a la misma.

"Y, así, yo también me vuelvo nadie".

Os diría mucho más de la novela, pero lo cierto es que, en esta ocasión, no puedo. Daniel lo pone muy difícil para desarrollar una reseña a los que no queremos hacer spoilers. No obstante, terminaré diciendo que os la recomiendo. Mucho. Muchísimo. Si podéis haceros con ella (está en principio descatalogada, por desgracia, aunque el autor me ha comunicado que seguirá moviéndola en un tiempo) no lo dudéis. Es una historia breve pero intensa, una historia que, como comentaba al principio, te angustia y, sobre todo, te hace pensar: ¿y si el domino de nuestra vida no es solo nuestro? ¿Y si somos realmente irrelevantes, incluso para nuestras propias vidas? Es simbólica, sorprende con la variabilidad de su estructura, en la que explota las posibilidades incluso de un guion de teatro, y el dominio de la tensión del escritor es excelente. Y, además, tenéis que conocer a Aldo.

Así que ya sabéis, apuntadlo a vuestra lista de lecturas… y cuidado con mirar mucho a vuestro alrededor: podríais daros cuenta de que aunque aparentemente el mundo se mueva, en realidad todo está estático.


 4'5/5

1 comentario:

  1. La verdad es que ni el título ni la portada me llaman demasiado, pero tu reseña me ha convencido.
    Supongo que si se me presenta la oportunidad de hacerme con ella me la pillaré, aunque por lo que comentas parece que es una de estas novelas que te hacen pensar y cuestionarte muchas cosas. Así que igual no me conviene leerla para no deprimirme (aunque ahora me pica la curiosidad) xD

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.