sábado, 27 de abril de 2013

Reseña: The Leap, Jonathan Stroud

Selene al habla.
Han pasado tres meses desde mi última entrada, así que me he visto en la obligación de romper mi silencio. Simplemente para que no penséis que me he perdido por tierras inglesas.
Bueno, ¡por eso y porque tenía que hablaros de un libro que se merecía una reseña!



 Ficha Técnica:

Título: The Leap (en inglés, sin traducción conocida al castellano)
Libro único
Autor: Jonathan Stroud
Editorial: Random House
Año de publicación: 2001
ISBN: 0 09 940285 8
Páginas: 188
Página web del autor: http://www.jonathanstroud.com/



Sinopsis (traducida del inglés por una servidora):
Yazco despierta, pensando en Max y en lo que le ha sucedido.
Nadie cree a Charlie cuando cuenta lo que le ha pasado a Max en el estanque del molino. Los médicos y su madre piensan que está en shock, incluso cuando su empático hermano James no puede entenderlo.
Así pues, mientras se recupera en su cama del hospital, Charlie promete ir a buscar a Max, aunque sea ella sola. Sabe que su amigo está ahí fuera, en alguna parte. Y para encontrarlo, está dispuesta a seguir el rastro a donde quiera que vaya… más allá de los límites de este mundo. Y no se dará por vencida, sin importar lo que cueste.
Porque Charlie sabe que lo increíble puede convertirse en realidad.


Opinión Personal:
En su página web, Jonathan Stroud, al hablar sobre esta novela, dice que es una investigación de cómo la fantasía y la realidad colisionan. No creo que haya mejor forma de definir este trabajo que sus palabras. Hay un mundo fantástico, pero estamos dolorosamente enganchados al mundo real. En ciertos momentos los dos universos deben convivir. ¿Lo mejor de todo? Eres tú el que decide si prefieres la magia o la cruda realidad.

La sinopsis, como siempre, nos engaña un poco. No puedo desmentirla, pero lo que se dice en ella no es lo que parece. Charlie (una chica, no os dejéis engañar por el nombre como me pasó a mí al principio, es el diminutivo de Charlotte) nos cuenta que está en el hospital tras la desaparición de su mejor amigo al caer a un estanque. Mientras que todos a su alrededor insisten en que Max está muerto, ella se niega a aceptarlo: ninguno de ellos vio a las mujeres bajo el agua, que arrastraron al muchacho al fondo y trataron de llevársela a ella también, que logró escapar por los pelos. Y ya que ella es la única que sabe la verdad, suya es la responsabilidad de ir a buscar a Max a donde sea que haya ido a parar, incluso si nadie la cree. ¿Cómo puede encontrarlo, sin embargo, si no tiene ninguna pista de dónde puede estar? Y si además tiene que darle esquinazo a su madre y a su hermano James siempre que intenta estar sola…

Reconozco que siendo esa la premisa del libro, no estaba demasiado interesada. Dicho con esas palabras, el argumento no es especialmente atractivo. Pero la pluma del señor Stroud siempre es una delicia y, aunque en este caso no tengamos al carismático Bartimeo para sacarnos una sonrisa con cada página, los personajes de esta novela son igualmente interesantes.

Charlie es la indiscutible protagonista. Es decidida y tiene fe ciega en su misión. Tan ciega, de hecho, que a veces me ha resultado poco creíble, la verdad: en ningún momento se cuestiona nada. En ningún momento muestra demasiada sorpresa por lo que ve. Si tuviera que encontrar un punto flaco en su personalidad, probablemente sería ese. No se deja influenciar, lo que no está mal, pero cuando todo el mundo se pone en tu contra, es de esperar que dudes, es una cuestión de realismo.

Por otro lado tenemos a James, el de los pies pegados al suelo. Es el hermano mayor, protector y que, aunque no lo dirá nunca en voz alta, quiere a su hermana y se preocupa por ella. Es un personaje encantador (a falta de una palabra mejor) y el otro lado de la moneda. Él sí cuestiona lo que dicen a su alrededor, y tiene miedo por Charlie y por las consecuencias de lo que le ha pasado pueda traer. Es la segunda voz narradora, la que nos ata al mundo real, y la verdad es que tiene tanta fuerza como su hermana en las opiniones que el lector se crea.

Los demás personajes, son secundarios. Se quedan en el fondo, lo que no está mal en este caso, porque es una narración muy personalista. La madre de Charlie y James, el psicólogo, los médicos, los vecinos… sirven como pobladores del mundo real (Inglaterra, para ser más precisos) en el que Stroud ha decidido incluirnos, pero no destacan por su función. Incluso Max, que imaginaba que tendría su papel en la historia, al ser el desencadenante de ella, no destaca especialmente. Max es una figura lejana que nunca llegamos a ver realmente: es la finalidad última del viaje de Charlie, sí, pero de alguna forma es más un objeto, un adorno, que algo real. Max es un salvavidas, algo a lo que agarrarse, poco más que un sueño.

Por otro lado, uno de los personajes que más huella ha dejado es, precisamente, uno de los secundarios: Kip, que vive en el mundo al que Charlie va. Aunque se lo encuentra por casualidad y muchos dirán que es una figura secundaria, sin apenas importancia, Kip es, en sí mismo, una metáfora. No os voy a decir de qué, para no desvelaros nada, pero sus idas y venidas, siempre inesperadas, me han dejado con una sensación de desasosiego. Incluso cuando le ofrece una fruta a Charlie, juro que me monté películas sobre él siendo el Demonio y queriendo apartarla del Jardín del Edén… Sí, admito que me equivoqué.

Me ha sorprendido descubrir, en relación a la trama, que mucha gente no le encuentra sentido al final. Puede que no sea muy objetiva, porque yo lo entendí, pero no le veo mucha dificultad. Quizá si tienes doce años (especialmente en Inglaterra, donde mi experiencia me dice que la comprensión lectora, a verces, es solo algo deseado por los profesores pero raramente alcanzado por los alumnos) sea algo difícil, lo admito. Es una novela profunda, aunque sea juvenil. Es una novela con mucho más de lo que parece a simple vista: hay un mensaje y, más allá de eso, una alegoría no apta para todos. Pero por eso es tan interesante. Si fuera una historia con un solo nivel, simplemente un cuento sobre una chica que viaja a otro mundo, le hubiera puesto muchísima menos nota. Si fuera así, no se habría metido bajo la piel como lo ha hecho ni me hubiera conmovido tanto.

No voy a destriparos nada porque es un libro que merece ser leído y juzgado por uno mismo. Una historia de pérdida, pero también de sanación. Fantasía y realidad mezcladas y la oportunidad de que sea el lector el que crea lo que guste. ¿Es todo verdad o simplemente el producto de nuestros deseos? Queda a vuestra elección.

Lo que sí puedo deciros es que pese a ser una novela anterior a la saga de Bartimeo, Jonathan Stroud demuestra con ella una madurez personal y literaria que no puedo más que adorar. Este escritor me tiene enamorada, aunque eso le quite toda la objetividad a mis palabras: sabe cómo hacernos sentir, ya sea por medio de la risa o por medio del drama. Y lo que es aún más importante: nos hace reflexionar sobre ese mundo en el que, aunque no queramos, por su crueldad y su frialdad, vivimos.

Otra cosa que tengo que mencionar es el aire de intemporalidad. Es algo que solo pasa en las grandes obras, y creo que en esta está muy presente. Mientras leía, he tenido la sensación de que esta novela podría haber sido escrita en los 80, en los 90 o ayer mismo. Aunque se sepa que está localizada en Inglaterra, no creo que importe el lugar. Los detalles pasan a un segundo plano y, gracias a esto, a que el escritor ha sabido abstraerse, la novela podría funcionar de la misma manera en la Europa medieval o en la China del siglo XXII.

Si tuviera un sombrero, me descubriría ante este escritor tan talentoso. Es una pena que estas pequeñas joyas de la literatura inglesa pasen desapercibidas y ni siquiera tengamos la oportunidad de oír de ellas en España. Una pena que últimamente en el mundo se premie más el nivel de comercialización que el arte literario.

Nota: 4’5/5.
Brillante: un libro que te atrapará a medio camino entre la fantasía y la realidad. Con alegoría incluida.



3 comentarios:

  1. No lo conocía, pero tiene muy buena pinta!! Me lo apunto:)
    Muy buena la reseña!!
    Besoos^^

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    No conocía el libro pero ahora me ha llamado la atención.
    gracias por la reseña
    te sigo, un beso!

    ResponderEliminar
  3. Amén a ese párrafo final. Pero no perdamos la esperanza ;).

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.