domingo, 21 de abril de 2013

Reseña: El cuaderno de Aroha, Francesc Miralles.


¡Buenas tardes a todos! Hoy no me entretengo mucho, que es domingo por la tarde, hace calor y no me da para más la cabeza. Mi cerebro se vuelve repentinamente creyente cuando se trata de descansar al séptimo día, así que está off. Aún así, sin embargo, me ha dado para hacer reseña del nuevo libro de Francesc Miralles, El cuaderno de Aroha. Gracias a mi querido Dani por prestarme su ejemplar: después de comprobar que ha sido tan bueno como esperaba voy a ir corriendo a comprarlo, porque necesito esta historia en mis estanterías. ¿Queréis ver por qué me ha gustado tanto? Pues… ¡Dentro reseña! 


Ficha técnica.
Título: El cuaderno de Aroha.
Autor: Francesc Miralles.
Editorial: Destino.
ISBN: 9788408038245
PVP: 13,95€
Sinopsis:
Josan pasa las vacaciones de verano con su abuelo en un hotel de la costa. Mientras trata de planificar el futuro inmediato, dedica su tiempo a leer libros de filosofía y a interrogarse sobre lo divino y lo humano.
Durante una siesta fallida, encuentra bajo el colchón de su cama un diario como los que guardaba su abuela de su infancia. Sobre las tapas de cuero, alguien ha escrito con purpurina plateada: DIARIO DE AROHA.
Fascinado con este hallazgo, Josan pasa los días siguientes leyendo el diario de una joven que, a punto de cumplir los dieciocho, dice odiar a sus adinerados padres y todo lo que ellos han dispuesto para su vida.
Dentro del diario, Josan encuentra una fotografía. Detrás de ella, Aroha ha escrito: «Búscame y te encontrarás».

Reseña
Como ya he dicho en repetidas ocasiones, para que un libro se vaya a mi lista de favoritos tiene que hacerme sentir, tiene que decirme algo, tiene que darme un mensaje: Francesc Miralles es uno de esos autores que suelen conseguirlo y por ello sus historias me cautivan. Ya me pasó con Un Haiku para Alicia, pero ahora, tras leer El cuaderno de Aroha, no sé cuál me gusta más.
"Cuando esperamos que los otros sean de una manera o de otra es imposible amar, porque no hay aceptación, no hay visión clara, no hay luz."

Josan es un muchacho de carácter más bien taciturno, un joven que está pasando por la que con toda probabilidad es una de las peores épocas de su vida. No hay ninguna razón evidente al respecto: sencillamente el hartazgo, o según su psicólogo, la falta de litio, le ha llevado a un estado depresivo que mantiene a nuestro protagonista en un estado apático y depresivo. Precisamente por ello, para demostrar que tras dos años de terapia está mejor, acepta asistir con su pintoresco abuelo a unas vacaciones en la playa. Es allí donde, en unas circunstancias en las que supone que no pasará nada, empezará una aventura que le enseñará a vivir: un misterioso cuaderno le va a guiar directamente al alma de una desconocida y, como dice la primera entrada, le ayudará a encontrarse a sí mismo. 

“Búscame y te encontrarás”.

El cuaderno de Aroha es un libro difícil de definir y de explicar. Me gustaría decir mil cosas al respecto, pero la mitad de ellas sería spoiler y creo que lo que mejor define esta novela es lo imprevisto que hay. Es, de algún modo, el mensaje que intenta darnos este libro: dejemos que la vida nos sorprenda. Por eso yo quiero dejar que este libro también os sorprenda a vosotros, por ello no voy a comentar nada más del argumento y me voy a centrar especialmente en las dos mejores cosas que tiene este libro: sus personajes y su mensaje.

“Olvídate de hacer pronósticos, porque siempre fallan. Olvídate de las expectativas, porque siempre defraudan. Escucha. Aprende. Ama lo que es. Siente el latido de la vida y déjate llevar”.

Josan es un chico que está cansado de la vida. La persona que descubrimos a través del diario de Aroha, también. Pero no está cansado de la vida de por sí, sino de la monotonía, de la falsedad, del mundo que nos enseñan a querer pero que al mismo nos critican continuamente. Es a partir de ellos especialmente donde Francesc, aprovechándose de la narración en primera persona en la que está estructurada el libro, se luce haciendo críticas bastante acertadas no solo a la sociedad sino a la propia naturaleza del ser humano. En este libro hace un análisis interesante de nuestras virtudes y nuestros pecados, desnuda el alma y nos la muestra para que nosotros mismos podamos juzgar desde fuera. Y lo cierto es que no sé si es una visión aberrante o fascinante. 

“Hemos convertido el mundo en un estercolero, pero nos obligan a bailar sobre él como si esto fuera una fiesta.

Cuánta falsedad”.

Pero este no es solo un libro crítico. Como comentaba antes, esta historia da un mensaje especialmente positivo: si Josan y Aroha son los personajes de alguna manera “negativos” y críticos, hay otros caracteres que resultan fascinantes por su forma de querer la vida, como puede ser el Padre Niebla (un personaje que podría relacionarse con el Profesor Haiku de Un haiku para Alicia; es una figura que guía, que enseña, que ilustra de algún modo) o, en menor medida, Muriel, que una freak también recluida en el hotel en el que se encuentra Josan. Sobre todo con Padre Niebla, Francesc intenta animarnos a disfrutar de lo que venga, a no vivir una vida controlada y absolutamente maquinada como en ocasiones se exige que tengamos. Sin embargo, la conclusión de ambos polos, los negativos y los positivos, es que todos los personajes me han encantado. 

“Olvídate de hacer pronósticos, porque siempre fallan. Olvídate de las expectativas, porque siempre defraudan. Escucha. Aprende. Ama lo que es. Siente el latido de la vida y déjate llevar”.


Dejando a un lado las intensidades, sin embargo, iré directa a tecnicismos, aunque El cuaderno de Aroha resulta ser excepcional en la mayoría de ellos: la narración de Francesc es tan exquisita como él nos tiene acostumbrados en sus otros libros, con un estilo fluido pero que derrocha magia y cariño; el ritmo es trepidante y las apenas 150 páginas se pasan volando, pero quizá en este punto haya algo que no me ha gustado, y es el corte en ocasiones abrupto de capítulos. A veces una conversación se quedaba a medias, una acción terminaba de manera tajante, y no continuaba en el siguiente capítulo, de modo que a veces me preguntaba qué había pasado en esos vacíos. Esto, sin embargo, no ocurre en demasiadas ocasiones.

“En el ser humano no existe la perfección, pero se puede ser un perfecto idiota si la pretendes”.

En conclusión, El Cuaderno de Aroha es uno de esos libros que, sin tener escuelas de hechicería, ni pesados anillos, ni polvo de hadas, tienen magia propia. Es una historia intensa, crítica, positiva y rápida de leer. Una historia que no os puede faltar. ¿Acompañáis a Josan en su viaje? 


4 comentarios:

  1. Este libro me llamaba mucho ya de por sí, y ahora ya con tu reseña va directo a mi lista. Parece que es un libro muy especial, y lo pones tan por las nubes que, ¿qué quieres que te diga? LO QUIERO.
    Me ha encantado tu reseña :)

    ¡Un besote! <3

    ResponderEliminar
  2. Como sabes, a mí me gustó mucho, es muy peculiar. Tiene citas preciosas *____*. Sin embargo, a mí me gustó un poco menos que a ti, pero sí que es una joyita :)

    ResponderEliminar
  3. Francesc me gusta bastante y aunque Oblivion no me dejó muy buen sabor de boca, estoy deseando volver a leer algo suyo. Me suelen gustar este tipo de libros, así que espero que guste mucho :)

    Un besito♥

    ResponderEliminar
  4. No podría estar más de acuerdo contigo <3

    Me leí el libro en un par de horas y me enamoró por completo. Ay <3

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.