lunes, 29 de octubre de 2012

Reseña: Good Omens, Neil Gaiman y Terry Pratchett



Título: Good Omens: The Nice and Accurate Prophecies of Agnes Nutter, Witch
Título en español: Buenos Presagios: las buenas y ajustadas profecías de Agnes La Chalada
Autores: Neil Gaiman y Terry Pratchett
Editorial: Gollancz
Año de publicación: 1990
ISBN: 978-0-57508-0-485
Páginas: 345



Sinopsis (que no se parece casi en nada a la inglesa y sobre la que no voy a hacer comentarios, tomada de la versión en español, publicada por Norma Editorial):
Las Buenas y Ajustadas Profecías de Agnes la Chalada anuncian que el mundo se acabará en sábado. El próximo, de hecho. Justo después de la hora del té... El Anticristo ha nacido, en Gran Bretaña, pero una serie de errores lleva a que en vez de llevar una vida ajustada a su naturaleza, con una educación satánica, viva tranquilamente con una familia de clase media en un pueblecito cerca de Londres. Un demonio y un ángel se ayudan mutuamente para evitar el fin del mundo...


Opinión Personal:
Este libro ya llevaba tiempo en mi wishlist, así que cuando lo vi en la biblioteca no pude resistirme a cogerlo. Siempre me ha gustado Terry Pratchett y, aunque por el momento no había leído nada de Neil Gaiman, sabía que si escribía remotamente parecido a como me habían dicho, me iba a encantar. Así ha sido. No estoy decepcionada con su colaboración (siempre es agradable descubrir cómo dos autores trabajan para crear algo juntos) y no me arrepiento de haber seleccionado el libro, pese a que podría haber escogido cualquier otro. ¿Queréis saber por qué? Pues seguid leyendo.

La historia que nos cuentan en Good Omens podría ser el argumento de una película de miedo o de acción. El Anticristo acaba de nacer en un pequeño pueblo de Gran Bretaña y el fin del mundo se acerca con cada día que él crece. Es inevitable, como predijo mucho tiempo atrás una mujer inglesa acusada de brujería y quemada en la hoguera: Agnes Nutter. En el libro de profecías que escribió, del cual solo queda una copia, se relata paso a paso qué va a ocurrir, dónde, y quiénes van a estar implicados. La suerte está echada y el destino escrito. Y nadie puede evitar que su destino se cumpla… ¿verdad?

Es difícil hacer un resumen del argumento, como difícil sería hacer una lista de todos los personajes cuyas vidas se entrecruzan en esta novela. Creedme, son muchos: algunos son asiduos y se dejan ver frecuentemente, pero otros solamente tienen un par de páginas para sorprendernos con su aparición. Y aún así, no creáis que es difícil seguir el ritmo de la narración. Al menos, yo no tuve problemas en identificarlos a todos. Quizá al principio estemos un poco perdidos, pues no hay una presentación propia a los habitantes de este universo (o al universo en sí), pero en cuestión de minutos empezaremos a entender y todo encajará como por arte de magia.

De todas formas, los personajes constituyen uno de los grupos más variopintos que jamás he visto. Para que os hagáis una idea, hay un demonio que en el fondo no es tan malo; un ángel que colecciona libros antiguos y que resulta ser el mejor amigo del demonio; la descendiente de Agnes, que no solo es bruja sino también oculista; un cazador de brujas que puede estropear aparatos electrónicos con solo acercarse a ellos; una banda de motoristas llamados Los Ángeles del Infierno; la Muerte, que se parece sospechosamente a la Muerte de la saga Mundodisco, de Terry Pratchett; teleoperadores varios y un perro infernal que persigue mariposas. Así, por nombrar algunos. ¡Ah! Y como anécdota que tiene que ver con los personajes, el Anticristo se llama como el vocalista de Owl City. Sí, para mí es un dato importante.

Como podéis apreciar, la historia no es la cumbre de la seriedad. Si buscáis una novela de fantasía que cuente cómo los valientes héroes salvaron el mundo, este libro no es para vosotros. Porque si por algo es conocido Terry Pratchett es por su narración desenfadada y su humor, que raya siempre la ironía. Y por sus antihéroes. Él es ya un asiduo de ese típico humor británico que, aunque quizá no te haga reír hasta que se te saltan las lágrimas, sí que consigue que mantengas la sonrisa en la boca hasta el final. Pero no solo eso, sino que hay que decir que es un humor que esconde algo mucho más grande detrás. Sin ánimo de ponerme filosófica, la historia no solo habla del Anticristo y el fin del mundo, sino que nos hace pensar en las rivalidades entre bandos (no importa si es el Cielo y el Infierno o algo más humano) y el Destino. ¿Podemos escapar de él o realmente ya está escrito? Algunas de mis citas favoritas (traducidas por mí, ya que no tengo el libro en castellano) tienen que ver con estos temas:

 “¡Está escrito!” gritó Beelzebub.
“Pero bien podría estar escrito de diferente manera en algún otro lado,” dijo Crowley. “Donde tú no puedas leerlo.”
“En letras más grandes,” dijo Aziraphale.
“Subrayado,” añadió Crowley.
“Dos veces,” sugirió Aziraphale.

O esta intervención de la Muerte, que me ha encantado:

Pero yo, dijo él, no soy como ellos. Soy Azrael, creado para ser la sombra de la creación. No puedes destruirme. Eso destruiría el mundo.
El calor de sus miradas se apagó. Adam se rascó la nariz.
“Oh, no sé,” dijo. “Podría haber alguna forma.”

Como veis, ya sea para pasar un buen rato o para filosofar un poco, este es vuestro libro. Sí, por supuesto he encontrado algún que otro fallo, pero no sé ni siquiera si se le pueden llamar así. Primeramente, el libro no está dividido en capítulos, lo que siempre me pone un poco nerviosa, pero hay unos separadores de calaveras que son muy majos. De todas formas, hay que admitir que los saltos que pega se pueden hacer un poco difíciles, pues cambia de lugar y personajes (como ya he dicho) con mucha frecuencia. Si a esa confusión en la estructura añadimos que mi inglés no es perfecto (más cuando has dormido poco o estás a punto de quedarte sopa), tengo que admitir que en algunas partes me sentí un poco perdida. Pero no le achaco toda la culpa a los escritores, en parte fue una cosa personal mía, que escojo los momentos de lectura menos propicios.

En conclusión y para no alargarme: un libro más que recomendado. El equipo fantástico que suponen Terry Pratchett y Neil Gaiman no os defraudará: os hará reír y pensar a partes iguales, además de transportaros a un mundo muy parecido al nuestro pero con mucha más magia. Yo, al menos, quisiera ser parte de él. Eso sí, no es apto para los que se tomen la Biblia muy en serio.


Nota: 4’5/5.
Si el mundo se fuera a acabar, a mí me gustaría que fuera como lo relatan esta pareja de escritores.





4 comentarios:

  1. Voy a empezar a leerlo esta noche, y viendo tu reseña sospecho que no me va a decepcionar. Si es que, cuando se juntan dos grandes como ellos solo pueden salir genialidades.

    Me encantan las citas que has escogido xD Aziraphale está en lo cierto, si algo está subrayado dos veces veces va a misa. Tres ya no, tres es exagerar, no hay que fiarse xD

    Muchas gracias por la reseña =)

    Morrigan

    ResponderEliminar
  2. Hola, llegué a través de tweeter, me gustó tu blog, es interesante y muy útil, te sigo.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  3. En realidad solo pasaba para comentarles que ya tengo la reseña de su libro Pétalos de papel en mi blog (http://imagine-books.blogspot.com.ar/2012/12/resena-petalos-de-papel.html), pero la verdad es que comencé a leer la reseña y me llamo muchísimo la atención ese libro. Definitivamente va a estar en mi estantería dentro de poco, besos!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.