martes, 4 de septiembre de 2012

Vértigo. Ilustración por Nekro.

¡Buen martes, extranjeros! Espero que esté yendo bien la semana. Hoy no me voy a alargar mucho en la presentación: al ser martes me apetecía volver a las viejas costumbres y traeros un pequeño relato inspirado en alguna ilustración. En este caso repito con el ilustrador Nekro, a quien seguro que conocéis por alguna de sus portadas, como Blood Magic o Anna vestida de sangre, entre muchísimas más.

Sin más, espero que os guste :)

(Kunoichi, by Nekro)

Vértigo

¿Lo has sentido alguna vez? El vértigo. El nudo en la garganta, el miedo a saltar. La sensación de que la tierra, el suelo, desaparece bajo tus pies. Te desaparece la voz, te llena el desasosiego. En el silencio, escuchas el tambor firme y resonante en el que se convierte tu corazón. Y esa melodía monótona, igual que campanadas que anuncian tu muerte, te deja sordo.

No se trata solo de encontrarse en un lugar alto. A veces, de hecho, se siente mejor cuando estás abajo. Cuando te sientes demasiado pequeño para un mundo especialmente grande, como un hada resguardada entre los pétalos de las flores o un gnomo de jardín viendo pasar a aquellos que creen que es solo una estatua. El vértigo es el mismo que si estuvieras asomado a un precipicio, como si pudieras ver las nubes a tu altura y a tus pies, rodeándote, prometiéndote caricias de aire y susurros de viento… y la caída.

Es difícil de explicar. A veces el vértigo viene sin más. Sin razón y sin motivos, cuando miras a tu alrededor y descubres que no hay nada fijo a lo que aferrarse. Ningún espacio al que pegarte ni ningún saliente que agarrar en última instancia. Te percatas, con horror, de que tampoco hay manos tendidas hacia ti. Solo esa caricia de aire, solo ese susurro de viento disfrazando la risa macabra del destino.

Pero como cuando estás demasiado alto, puedes echarte atrás. Puedes ser cobarde y decidir no mirar más. Puedes cerrar los párpados y taparte los oídos, para no escuchar más que los tambores que se calman en tu pecho. Puedes respirar, una y otra vez, decidiendo que no quieres saber nada de lo que la visión o los sentidos te puedan descubrir.

Sabes de lo que hablo, ¿verdad? Tú también lo has sentido. Ese vértigo. Indescriptible, insufrible, inquietante y a todas luces incomprensible. Viene sin avisar, cuando menos te lo esperas, para agarrarte por las muñecas y ponerte cara a cara contra todos tus miedos. Para reírse de ti y de tu debilidad, de todas tus flaquezas. Y tú podrás intentar no mirar, intentar no escuchar…

O podrás separar los párpados, alzar la mirada, dejar caer las manos, sonreír con ignorancia… y tirarte al vacío. 

***

¡Hasta la próxima, extranjeros! 

4 comentarios:

  1. La imagen es preciosa <3 Y el texto no se queda atrás :3 Me encanta sobretodo las últimas frases: "O podrás separar los párpados, alzar la mirada, dejar caer las manos, sonreír con ignorancia… y tirarte al vacío. "

    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Hannah! <3 Nekro es un artistaco. Para que luego digan que la fotomanipulación no es arte...

      Besazos :)

      Eliminar
  2. Estupendo ilustrador. Ya lo conocía. Tiene unos trabajos geniales. Tiene su propio estilo.
    Saludos.

    Areku Desings
    Brush Art Designs
    Deviantart
    Society6

    ResponderEliminar
  3. me encanta toooodo! pero una duda, ¿el relato es tuyo o de Nekro? ya sabes que hay ilustradores que relatan textos a sus dibujos (lo que yo gustaría conseguir en mi propio trabajo, valga la redundancia).

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.