sábado, 16 de junio de 2012

A mi compañera de aventuras. Pintura por J. Everett Millais.

(Cinderella, por John Everett Millais)




Hace mucho, mucho tiempo, tanto como requieren los cuentos (o eso me parece a mí), conocí a una jovencita. No era exactamente una princesa, sino más bien una pequeña Cenicienta. Eso, por supuesto, no es algo que yo supiera desde el principio. No es algo que se pueda averiguar a simple vista. Pensé simplemente que era una más: una campesina o una criada. Quizá incluso la hija de un comerciante o de un noble venido a menos. Pero ella me demostró que no era así. Me enseñó que tras la fachada había un corazón de oro. Que tras esa persona que entró de puntillas en mi vida, sin que yo me diera cuenta al principio, se encontraba una de esas niñas que solamente se ven en los cuentos de hadas.

No os dejéis engañar. Esta princesa esconde un corazón de oro. Esconde una sed de aventuras que jamás había visto antes. Ansias de conocimientos. De ver reinos más allá del suyo. De cruzar mares embravecidos. Es esa persona que me ha enseñado muchas de las cosas que sé. Ella me ha demostrado, por ejemplo, que después de un día malo vienen dos buenos. Que las estrellas siguen ahí de día, cumpliendo nuestros sueños, aunque no podamos verlas. Ella me ha contado las historias más bonitas y me ha animado a seguir soñando. Ella misma es una soñadora, despierta e inteligente. Tenaz y, diga lo que diga, delicada. La delicadeza de las flores que sobreviven en la nieve. La delicadeza de las cosas hermosas, que puedes encontrar donde menos te lo esperas.

Ella es mi compañera de aventuras. Juntas hemos visto más criaturas mágicas de las que podáis contar: dragones, ghulls (o mi versión de), gigantes, unicornios, fantasmas, elfos, hadas, vampiros, dioses y mantícoras, por mencionar algunos. De la mano hemos ido al País de las Maravillas y hemos tomado el té y derrotado a la Reina de Corazones. Juntas hemos conocido princesas que querían ser libres y príncipes que soñaban con convertirse en reyes. Nos hemos codeado con piratas y bandidos y con la más alta nobleza de Albion, de quienes vosotros ya sabéis. Hemos atravesado más portales entre mundos de los que nadie pueda imaginar. Recorrido reinos enteros en compañía de los más insólitos personajes, todos con nombre propio, tan vivos como nosotras mismas. Hemos dado forma hasta saciarnos a universos enteros. La otra siempre ha estado ahí para apreciar los cambios. Para ofrecer una palabra de ánimo. Para comentar con humor. Siempre sinceras y siempre (o eso espero) las lectoras más críticas. Siempre cercanas. A pesar de que nos separen tantos kilómetros.

A día de hoy uno de nuestros mundos ha salido a la luz. Pero quedan muchos. Hay planes. Hay ideas. Hay ilusión. Escribir con esa princesa que conocí hace ya seis años es una de las mejores cosas que han podido pasar. Solo con ella hay esa complicidad de entendernos con una mirada. De hablar en clave para los demás porque nadie parece entendernos. De reírnos a carcajadas por supuestos y comparaciones. Nadie es mejor comentadora de películas cuando las vemos juntas. Nadie me hace sentir tan niña perdida como ella, sin querer crecer. Nadie sabe de mis sueños como ella, aún cuando ni siquiera yo sé hacia dónde voy. Ella me anima a continuar. Lo mejor que puedo, yo intento hacer lo mismo cuando pierde el rumbo.

Somos diferentes. Y quizá por eso nos complementamos tan bien. Por eso cuando escribimos una voz se entrelaza con la otra. Aunque no solamente al escribir ocurre. Ella no es solo Ilyria. No es solo la otra mano, los otros capítulos. Ella es mi amiga, que es incluso más importante. Seis años han dado mucho de sí para conocernos. Y precisamente por eso, porque nos conocemos, somos capaces de crear magia juntas. De (espero) haceros felices con nuestras palabras cuando nos leéis. De emocionaros, si lo conseguimos, o de sacaros de quicio, de haceros reír, enamoraros. De desatar cualquiera que sea el sentimiento.

Hoy, 16 de junio, es su cumpleaños. Estoy aquí escribiendo esto porque estoy orgullosa de haberla conocido. De haber podido seguir a su lado estos años, todos estos cumpleaños, y con los planes en mente de continuar junto a ella, pantalla con pantalla, muchos años más. Porque, al fin y al cabo, aunque no hay sangre de por medio, es mi querida hermanita. Felicitadla, se lo merece. Y si tenéis la ocasión, aprended a conocerla, porque vale la pena. Yo lo he hecho y me alegro de ello.

Desde aquí, desde esta entrada, le deseo el mejor de los días. El mejor de los años. Aunque sé que vendrán otros incluso mejores. Yo seguiré a su lado durante el tiempo que ella quiera, ya sea escribiendo, hablando, riendo o llorando juntas. Hoy le envío un pétalo con el deseo de que sea feliz. Sé que un hada se encargará de llevarlo hasta su corazón.

Gracias por todo, no tan pequeña Cenicienta. 
Felicidades, niña perdida.


8 comentarios:

  1. Joooooo. En los cumpleaños no se puede hacer lloar a la gente, Selene. ¡Está mal, muy mal! Muchísimas gracias, preciosidad... No quiero ponerme demasiado cursi en público (sabes que no me va), pero eres muy importante, demasiado importante, probablemente lo más importante. Son seis años, pero serán dieciseis, veintiseis... ¡y como conseguimos la fuente de la inmortalidad, o Liam y Elliot aparezcan de verdad, podemos llegar hasta los 106!

    Muchas, muchas gracias, hermanita :) Te quiero, lo sabes.

    ResponderEliminar
  2. Jope, como la quieres <3 YO LA QUIERO MÁS.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa entrada, FELIZ SÍ CUMPLEAÑOS :)

    ResponderEliminar
  4. FELIZ CUMPLEAÑOS en cuanto pueda empiezo a leer tu historia de "Petalos de papel" ;) ¿Qué piensas? http://elbosquelector.blogspot.com.es/2012/06/hola-voy-borrar-todas-las-entradas-por.html

    ResponderEliminar
  5. Menuda preciosidad de agradecimiento a una amistad que ha durado tanto.
    Por supuesto, muchas felicidades a Iria por su propia existencia en estos 19 años ^^ Diré que estoy plenamente de acuerdo en lo que ha dicho Selene de ti porque, sin duda, eres alguien que se hace de querer ^^

    En fin, preciosa, preciosísima la entrada, se nota que la quieres mucho =)

    ¡Un saludo a las dos!

    ResponderEliminar
  6. Jooo...qué bonito, Selene!!
    Por supuesto, muchas felicidades a la cumpleañera!! Aunque no te conozco, en cierto modo desde hace cinco años has formado parte de las muchas horas que Selene y yo pasamos juntas en clase, sobre todo desde que empezasteis a dar forma a Pétalos de Papel.
    Por eso, además de desearte lo mejor por tu cumpleaños, espero que esa amistad tan bonita que tenéis dure muchisísisisimos años más.^^
    Un beso enorme para las dos!!

    ResponderEliminar
  7. ¡Felicidades a la cumpleañera!

    Me ha encantado la entrada, es super bonita, ¡Y muy emotiva! No me extraña que a la aludida le haya encantado =)

    Por cierto, tengo abierto un mega sorteo en mi blog con 17 libros de premio que quizás te interese :)

    ¡Muchos besitos de café ♥!

    Mocca

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.