jueves, 19 de abril de 2012

Abbigail Crossbow: La perfecta dama


(Marcus llega, tranquilamente, hablando con una muchacha que va de su brazo: una belleza de piel blanca y cabellos negros que atiende a cada una de sus palabras. Lleva un vestido inmaculadamente blanco, con detalles en rojo, como encarnada es la rosa que descansa entre sus tirabuzones perfectos).
Marcus: Y este es el público (hace un ademán hacia las butacas), que te ha votado para que estuvieras hoy aquí.

Abby: Son muchos. Este lugar no deja nada que envidiar al teatro de Amyas…

Marcus: (sonríe, orgulloso) Bueno, al fin y al cabo ya hay 2134 personas que han leído o van a leer nuestra historia. No es una cifra pequeña. Y casi 100 personas que incluso tienen reservado un palco en este blog.

Abby: (calla, durante un momento, pensativa) Creo que habría más lectores si la historia hubiese sido diferente. Tal vez… ¿Dos amigos de la infancia que se enamoran?

Marcus: (se ruboriza, mirándola de reojo) Es una idea… interesante. Se lo diré a nuestras autoras, por si están interesadas en hacer más libros de romance.

Abby: (frunce un poco el ceño) Lo que intento decir, Marcus, es que si la protagonista hubiera sido otra, en vez de esa chica Blackwood, las cosas hubieran sido muy distintas. Todo el mundo se alegraría por ti (Marcus baja la cabeza y ella alza una mano, titubeante, para tocar su mejilla). Charlotte tendría una madre y tú estarías felizmente casado. Nuestras costumbres son algo que esa muchacha nunca entenderá: seguro que para ella la familia no tiene el mismo valor que para ti… O el matrimonio… (Al ver que no responde, sino que simplemente se suelta, ella frunce los labios) He acertado, ¿verdad? (se acerca el espacio que Marcus ha retrocedido) Yo te trataría mejor que ella.

Marcus: (sacude la cabeza) Por favor, calla…

Abby: ¡No! ¿Es que no te das cuenta de que yo siempre he deseado que me mirases como lo haces con ella?

(La distancia entre sus cuerpos es entonces vencida. Poniéndose de puntillas, Abbigail alcanza la boca del conde y lo besa).

Ily: (se la escucha desde las bambalinas) ¡He dicho que no voy a salir ahí, si ha ganado esa maldita insufrible! (hay un silencio) ¿Algo que debería ver...? (otro silencio e Ilyria se asoma, finalmente, desde el otro lado del escenario) ... (abre la boca, incrédula, abriendo mucho los ojos, en cuanto los ve)

Marcus: (no se ha dado cuenta de la presencia de Ilyria… o quizá sí. Sea como sea, aparta a Abbigail, completamente rojo y titubeante, sujetándola por los hombros) Abbigail, por favor. Esto está completamente fuera de lugar. Yo…

Abby: (lo mira, con los ojos dorados llenos de lágrimas, colorada pero orgullosa) ¡No quiero oírlo!

Ily: ... (paladea, cuando les ve separarse, como si tuviera algo con mal sabor de boca. Mira al público un momento, como si dudase de estar teniendo visiones, pero al ver que todos están pendientes y algunos lectores, como Patricia, hacen ademanes violentos hacia Abbigail, decide que eso no puede ser y todo es cierto. Frunce el ceño, pues, y se adelanta) ¿Qué no quieres oír, Crossbow? Qué deshonroso por tu parte lanzarte así al cuello de un hombre, ¿no crees? Sobre todo teniendo en cuenta que el caballero ya tiene pareja...

Marcus: (balbucea) Ilyria, yo no...

Abby: (aprieta los labios, mirándola) ¿Tú? ¿Pareja? (sacude la cabeza) Una extranjera como tú no merece a alguien como Marcus. No eres digna.

Ily: (aprieta los dientes y se adelanta hasta quedar frente a ellos. Mira un momento a Marucs, de soslayo, y bufa al ver que ni siquiera dice nada. Su atención pronto se fija en Abbigail, a quien observa de arriba abajo) Y alguien digno serías... tú, sin duda. Tú, con tus modales exquisitos y tu sangre asquerosamente noble. Tú, con tus preocupaciones sociales y con todas las virtudes de aquello que se considera correcto. Tú, Abbigail Crossbow, sería lo más adecuado para él y su familia, solo por haber nacido en el lugar adecuado. ¿Eso vas a decir? ¿Eso es lo que sí te gustaría oír?

Abby: (Se cruza de brazos, alzando la barbilla, orgullosa) Sabes que es cierto. Sabes que soy mejor que tú. Soy lo que Marcus necesita (se agarra a su brazo, posesiva). Puedo ser la esposa que tú nunca serás.

Marcus: (da un respingo y se apresura a separarse, aunque no parece capaz de encontrar las palabras, colapsado por todo lo que está pasando) No. Yo no… (da un paso hacia atrás, cogiendo aire) Por favor, tengamos la fiesta en paz.

Ily: (entrecierra los ojos, mirándole parece que decepcionada al ver que eso es lo único que tiene que decir) No. Ya que tú no dices nada, para no variar, Marcus, se lo diré yo. Hay un par de cosas que necesita oír, me parece. En primer lugar: no eres mejor que yo. Quizá seas más bonita, más elegante, más señorita. Indudablemente debes tener mejores modales, aunque seguramente tus padres se llevarían las manos a la cabeza si supieran que te comportas como una solterona desesperada y te lanzas a la boca del primer noble con título que encuentras. Seguro que eres virtuosa y coses muy bien, dado que dudo que sepas hacer mucho más... Pero no eres mejor que yo y desde luego no eres lo que Marcus necesita, y mucho menos Charlotte. Ellos no necesitan a una aprovechada que se contonee y los lleve a eventos sociales ni a una estatua que lo único que haga sea dar órdenes al servicio. Necesitan a alguien que los conozca y los cuide, que les haga reír y les haga entender lo sucia que es esta sociedad y los que vivís en ella. Alguien que, por muy extranjera, inadecuada, descarada o incorrecta que sea, estuviese dispuesto a sacrificar todo lo que tiene y ha sido por ellos. Esa, Crossbow, soy yo. No tú. Eso es lo que tienes que oír.

Abby: (se vuelve hacia Marcus, enfurecida) ¿Vas a dejar que me hable así, Marcus? ¿Vas realmente a dejar que esta… sucia extranjera me trate de esa forma?

Marcus: (se humedece los labios y se aparta completamente de ella. Su mano vuela a la de Ilyria, entrelazando sus dedos. La mira y sonríe un poco, dulce, obviamente orgulloso de ella) Si no te gusta… puedes irte.

(Abbigail da un respingo y con un temblor leve de sus labios, se gira. Se escucha un sollozo y, rápidamente, sale del escenario).

Ily: (pero ella bufa y se suelta, cruzando los brazos sobre el pecho, todavía enfadada. Sigue con la vista a Abbigail, con los ojos entornados, y luego mira al público) ¿Qué? ¿Estáis contentos? Esa repipi estirada y xenófoba era Abbigail Crossbow. Espero que os haya gustado, porque probablemente Alice haya visto el numerito y ahora mismo esté descuartizándola. Algo de lo que me alegraré y a lo que me uniré en cuanto acabe esta entrada.

Marcus: Ilyria... Contrólate...

Ily: y tú ni me hables (alza la mano, enseñándole la palma. Ni le mira, de hecho, sino que sigue fijándose en el público) Por suerte esto acabará pronto. No hay mucho que decir, dado que ha sido una semana más bien tranquila. Simplemente volveros a animar a participar en nuestro concurso por las 2000 descargas, que ya hemos pasado. Además, por sugerencia de las autoras, Marcus y yo nos hemos hecho twitter, así que podéis seguirnos y hablar con nosotros en @IlyriaBlackwood y @MarcusAbberlain. No tiene pérdida.

Marcus: (deja los ojos en blanco, pero no hace comentarios al respecto) Además, queremos agradecerle al blog CBReadings por la gran reseña que ha hecho sobre Pétalos de Papel. ¡Nos alegra que le haya gustado, señorita! Por supuesto ya ha sido añadida en el apartado de Reseñas.

Ily: (casi refunfuña) Siguiendo la difusión, mencionar que Pétalos de papel y nuestras autoras aparecen también ahora en la iniciativa Descubriendo Nuevos Autores. Muchas gracias.

Marcus: Y por último, en el apartado de Personajes, como cada semana, se ha añadido una nueva ficha. Hoy, la de Abbigail Crossbow… (se ruboriza un punto, carraspeando) a la que ya habéis conocido. Ya podéis votar al personaje que aparecerá el jueves próximo.

Ily: (le lanza una mirada fulminante, de esas que matan, al ver que se ruboriza)

Marcus: (la mira de reojo, pero visto lo visto, baja la vista y murmura una despedida, antes de enfilar hacia la salida)

Ily: (resopla, al ver que eso es todo lo que piensa hacer) Hasta la semana que viene (y no se puede saber si lo dice solo al público o también a él. Sin más, sale por el lado completamente opuesto, pisando fuerte)

8 comentarios:

  1. ¡¡No hay patada!! Tendría que haber aparecido yo y darle una bien dada... ¬¬

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A la próxima atacáis juntas! Jajajaja. Ilyria estará encantada.

      Eliminar
  2. jajajaja, genial muchachas!!!
    No tiene desperdicio!!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Jijiji, yo voté a Abbigail. Sabía que se liaría una buena xD
    No sé por qué la odiais tanto, a mí me encanta ese personaje, da muchísimo juego.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ajá, una de las culpables!

      Por juego no será, no. Y nosotras, autoras, no la odiamos. La única que la odia aquí es Ilyria. Y Charlotte, de acuerdo xD

      A ver qué votas esta semana ;)

      Eliminar
  4. Si no le da una torta Alice lo haré yo ,que descarada la señorita esta... Increíble.
    Y tu Marcus ya podrías haber hecho algo para pararla ,como por ejemplo no traerla ¬¬

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Marcus entra, indignado)

      Marcus: ¡Pues que no la hubiera votado nadie y no la habría traído!

      (Se va, tan ingidnado como entró).

      Eliminar

Se ha producido un error en este gadget.