jueves, 1 de marzo de 2012

Pétalos de Papel: Un par de visitantes

El telón se abre. Una muchacha entra en escena, mirando a todos lados. Su pequeño cuerpo, adolescente todavía, sólo se muestra ataviado con una camisa que le queda demasiado grande. Sus ojos castaños, del mismo color que su pelo, examinan el escenario y después se fijan en el público, alzando las cejas. Sonríe y abre la boca, pero es otra voz la que se superpone a ella.

Marcus: ¡¡Ilyria Blackwood, vuelve aquí!!

La chica hace un mohín, alzando la vista. Un joven, esta vez, es el que hace acto de presencia: más alto, más adulto, aunque presumiblemente por pocos años de diferencia. Su rostro está colorado. Sus cabellos son cobrizos y sus ojos malvas. Él, en contraste con ella, viste un impecable traje negro. En su mano lleva unos pololos victorianos.

Marcus: ¡Ilyria…!

Ily: ¡Hay gente! Marcus, compórtate como el caballero que eres y no grites delante de ellos, por amor de Dios.

Él se acerca y la coge del brazo. Hay buena resonancia en la sala, de modo que aunque susurra, sus palabras son audibles para todos.

Marcus: Precisamente porque hay gente, tienes tres segundos para ponerte los pololos. ¿Es que quieres que todo el mundo te vea... (se traba, mirando un segundo hacia abajo, al borde de la camisa. Se pone aún más colorado, hasta que su cara hace juego con su pelo. Carraspea y termina la frase) ...así? Ni siquiera se me ocurre un calificativo. Es indecente.

Ilyria: …Atractiva. O cómoda. Como calificativos, te valen los dos. Pero creo que pensabas en el primero… Qué indecoroso, delante de tanta gente, tener pensamientos impuros…

Marcus no responde, sino que extiende el brazo que porta los pololos. Ahora aparta la vista, obstinadamente, hacia el lado contrario al que ella está. Ilyria deja los ojos en blanco y, con un resoplido, se pone los pololos por debajo de la camisa.


Ily: Ahora que no se me ven las piernas, oh, pecado mortal, podemos empezar… ¡¡Hola a todos!! En primer lugar, me presento: soy Ilyria Blackwood. Este tomate de aquí al lado es Marcus Abberlain. Él dirá que le llaméis “conde Abberlain”, pero lo cierto es que yo siempre he pasado de sus recomendaciones y no me ha ido mal del todo…

Marcus: (frunce el ceño) ...porque siempre he estado yo cerca para poder ayudarte cuando me ignorabas y te metías en líos. ¿Hace falta que se lo recuerde, señorita Blackwood?

Ily: (pasa de él de manera descarada, sonriendo al público) Hemos secuestrado a nuestras autoras en el desván. Están a salvo, no os preocupéis por ellas, pero hemos decidido que no tenían ninguna potestad para venir a hablar de nuestra historia. Ellas sólo transcriben, la historia es nuestra, así que es justo que vengamos nosotros a contaros las cosas referentes a ella. Las liberaremos cuando se cierre el telón… o no.

Marcus: No vamos a tener a dos chicas amordazadas en el desván. Estoy seguro de que eso se considera un crimen hasta en tu mundo. Claro que las liberaremos. Ni siquiera sé cómo me he dejado convencer para hacer esta locura.

Ily: Nimiedades. Déjame hablar, conde. Es un poco pesado, ¿sabéis? Con eso del decoro, las normas sociales, y todo eso… Es victoriano, qué queréis que os diga. Estaban todos locos. ¡Pero bueno, no hemos venido a contaros nuestra vida! Esa ya la leeréis. Estamos aquí para daros las gracias, gracias inmensas e infinitas.

Marcus: No solo a los que estáis aquí hoy. También a los que han adquirido la novela, vengan de donde vengan. E incluso a los que han aceptado promocionarnos o han prometido reseñar el libro. Incluso a los que han soportado los emails de las autoras...

Ily: A todos vosotros: esperamos merecer la pena. Esperamos gustaros, nosotros y nuestro mundo… Bueno, el de Marcus. El mío es el mundo real, es un poco aburrido, no cambia mucho… ¡Lo que quiero decir es que significa mucho que os intereséis! Nos consta que las autoras, de no estar bien secuestradas como están, también os lo agradecerían inmensamente. Hemos creído conveniente ser nosotros mismos los que vengan a deciros que es muy importante para todos los que conformamos esta historia, personajes y autoras, que ahora mismo nuestro mundo se esté abriendo ante ni más ni menos que 171 personas. Porque ese ha sido, precisamente, el número de descargas que se han recibido hasta el momento, tras una semana exacta de la “publicación” del libro.
Como dice el conde, mención especial a los bloggers: ¿ves, Marcus? Internet es una cosa maravillosa que tu mundo no tiene.

Marcus: Discúlpanos. Debería ser pecado que no exista tu preciada electricidad en Albion. Ni Internet, ni cobertura para tu móvil...

Ily: Ni pantalones para las mujeres. No olvides los pantalones. Y no entiendo por qué tengo que llevar corsé. O pololos. Ni esos ridículos vestidos con los que parezco un pastel.

Marcus: De hecho yo creo que los vestidos te... te quedan muy bien. (Carraspea, porque se ha puesto rojo, y vuelve su atención a los visitantes) Precisamente debido al número de adquisiciones del archivo completo las autoras han visto a bien no subir los capítulos de cuatro en cuatro. Al menos por el momento. Ha quedado claro que los lectores prefieren tener acceso a la obra completa.

Ily: Efectivamente. No obstante, dejarán los cuatro primeros capítulos para aquellos que no estén completamente convencidos de querer embarcarse en la descarga íntegra desde el principio. ¿Qué más teníamos que decir…? ¡Ah, sí! Hemos recibido algunos comentarios felicitándonos por la sinopsis y la portada. La sinopsis es todo mérito nuestro, porque somos adorables, encantadores y nos amáis profundamente; lo sabemos, tranquilos, es normal. Yo también me querría.

Marcus: ...y os lo agradecemos. Sobre todo porque es muy difícil abarcar con vuestro amor el ego sobrenatural de Ilyria. Es de otro mundo. Y nunca mejor dicho. Sin embargo, aunque las palabras sean nuestras, la portada es de Barb Hernández. Estoy seguro de que Iria y Selene nunca se cansarán de darle las gracias por tan hermoso trabajo…

Ily: Ni yo. Es taaaaan mona… ¿Sabes lo que ha hecho Barb últimamente, conde?

Marcus: ¿Ah? ¿Qué ha hecho?

Ily: Jijiji… ¡¡Te retrató!! Ahora serás tú el exhibicionista, sin haberlo pretendido. ¡Já! Todo el mundo te verá y te convertirás en algo así como un icono sexual. ¡Algo indecoroso hasta la médula!

Marcus: (Se ruboriza hasta las orejas) ¿Qué? Yo no he dado permiso para ningún retrato...

Ily: Ajo y agua, conde. Público, cuidado con las babas. Es mío (y dicho lo cual, se lo lleva a rastras. Vuelve, para asomarse y despedirse enérgicamente con la mano) ¡Hasta la próxima semana, albionenses! 


*Las autoras no se hacen responsables del comportamiento de sus personajes en estas entradas. Desde su cautiverio, se acuerdan de vosotros*

7 comentarios:

  1. Sencillamente, genial. Sabéis que me tenéis engachada a la historia, a esta relación tan divertida y peculiar entre Ily y Marcus y en general a todo lo que váis publicando.
    Como Selene sabe (y espero que Iria también por medio de Selene)a mí me han cautivado desde la primera página de Pétalos de Papel. Por eso, como ellas ya lo saben, me gustaría que aquell@s que todavía no se han embarcado en esta gran novela se animen a hacerlo, os aseguro que no os arrepentiréis.
    De paso, me gustaría (sin presiones :D)animar a estas dos artistazas a que continúen escribiendo la segunda parte, saben que me tienen muy enganchada a sus páginas y que tengo muchísimas ganas de saber qué pasa o cuántos momentos tan entrañables como el de la actualización de hoy voy a encontrarme.
    Con esto espero haber contentado a cierta persona (Love you sweetheart!) y que esto siga creciendo así de rápido y hagáis a mucha gente tan feliz como a mí con Pétalos y con vuestro talento.
    Espero que esta no sea la última actualización conjunta de Ily y Marcus :)
    ¡Mucha suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ily: Prometemos solemnemente secuestrarlas cada jueves. No podéis vivir sin nosotros... ¡y lo sabemos!

      Eliminar
  2. Ily ,hija mía, me encantas y que es eso de que Marcus es todo tuyo es de tod@s los que hemos leído Pétalos de Papel porque todas nos hemos sentido como tú. Por cierto si me devuelves a una de las autoras para mañana me harías un gran favor.^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ily: Vamos a dejar las cosas claras. Marcus es mío. Si me apuras, comparto con Charlotte. Es un hecho consabido y fundamentado en páginas y páginas y de escritura. Otra cosa son las fantasías que os podáis pensar... que son libres y os dejo. No puedo meterme en vuestras mentes... ¡todavía!
      (Mi autora, como habrás comprobado, ha sido liberada. Disfruta de ella hasta el jueves que viene)

      Eliminar
  3. Mola... :D Ahora tengo más interés en leer la novela, pero como le dije a mi hermana, aún tengo que leer ciertas cosas antes (maldito instituto). Pero Pétalos de Papel está la primera en mi lista :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperamos que no defraude tus expectativas, cuando empieces a leerla. Gracias por tener Pétalos como prioridad en tu lista de lecturas, aunque primero van los estudios, claro ;)

      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar

Se ha producido un error en este gadget.