sábado, 10 de marzo de 2012

Domadores de Textos. Ilustración por Carolina Bensler.

(Raima, El Senyor dels Papers por Carolina Bensler)


Domadores de Textos

El domador de textos común (científicamente conocido como scriptor silvester) es un mamífero omnívoro, usualmente salvaje, perteneciente a la familia de los seres humanos. Cabe destacar que no hay una serie de trazos físicos que delaten su pertenencia a esta rama y los separen de sus congéneres, por lo que no estamos ante un grupo decididamente homogéneo: los hay de diferentes razas, sexos, tamaños e incluso más o menos peludos. Su hábitat es muy variado y suelen estar preparados para adaptarse a cualquier clima o terreno, sin importar lo adversos que estos sean. Sin embargo es sabido que este espécimen está en peligro de ser domesticado, lo cual supondría una gran pérdida para la humanidad. Esta domesticación, que ya comenzó un par de siglos atrás, se extiende lenta pero inexorablemente por causa de la fama y la codicia: los enemigos naturales de este magnífico ejemplar.

La cuestión de cómo distinguir a un domador de textos de un ciudadano de a pie ha sido durante años sujeto de múltiples estudios sin llegar a brindar resultados satisfactorios. No obstante, los científicos han concedido que hay dos elementos que se mantienen de un scriptor silvester a otro. El primero de ellos sugiere una visión fuera de lo común: donde un simple mortal diría que hay un árbol en flor que pierde sus pétalos, por ejemplo, el domador insistirá en que ve deseos que han madurado y se desprenden de las ramas para volar hasta el cielo. Donde alguien ve un par de setas entre la hierba, el individuo al que nos referimos cuidará de mirar al suelo para no hacer daño a los pequeños seres que en ellas habitan.

La segunda característica que los define es un deseo constante por las letras, a los que son sumamente adictos. Algunos especialistas han declarado que estos especímenes se alimentan de ellas, aunque no se ha llegado a demostrar. No cabe duda, sin embargo, que mantienen una relación de estricta simbiosis: el domador de textos da forma a las letras y estas le dan a cambio un tipo de beneficio abstracto (no monetario, como se creía hasta hace poco) que queda muy lejos de lo que las mentes comunes puedan entender. Se ha sugerido que si se destruye esta dependencia el scriptor languidece y acaba por convertirse en un individuo común. Expertos mundiales estudian aplicar esta medida para mantenerlos bajo control, ya que creen que su propagación podría llevar a la extinción de la humanidad, a largo plazo.

Desde el nacimiento de esta especie han corrido muchas clases de leyendas urbanas por la que se ha creído que los domadores de textos pueden convertir en obras de arte todo lo que tocan, pero hoy en día se considera que no es así. Además, se han identificado varios casos de fraude en los últimos años en los que seres humanos corrientes han sido falsamente diagnosticados como miembros de esta selecta rama.

También se ha desmentido recientemente que su presencia tenga algo que ver con el calentamiento global, la desaparición de la Atlántida o la destrucción de la antigua ciudad de Pompeya. En cuanto a la idea de que son una de las señales del Apocalipsis, la esfera científica aún no ha llegado a ninguna conclusión.

Yo me atrevería a decir que no.

8 comentarios:

  1. Añado: es un hecho polémico saber que muchos fraudulentos ocupan el puesto de verdaderos domadores. Se sabe de muchos Circos de Palabras que corren el peligro de quedar absolutamente dominados por este tipo de especímenes, normalmente bien entrenados en el arte de la mentira y la magia falsa. Son magos, pero no hechiceros: hacen trucos y la gente se maravilla ante ellos. Además, suelen cobrar sus actuaciones y, cuando lo hacen, pueden robarte tu dinero, amén de tu tiempo.

    He de decir también, no obstante, que sigue habiendo domadores naturales, de nacimiento, puros. Defendámoslos de que sean ellos domesticados, luchemos por los verdaderos scriptor silvester, que normalmente pueden esconderse en los lugares más recónditos. No dejemos que sean presionados por un público elitista que quiera ver mil veces el mismo truco de magia: los domadores, por si alguien se le ha olvidado, han de sorprender manejando la realidad.

    Genial artículo, señorita Molares. Respecto a su pluma (entiéndase, por amor de los dioses, la de escribir) nada que decir. Mis respetos y hasta la próxima.

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué formalidades, señorita Gil. Creo que a estas alturas de nuestra relación me puede usted tutear.

      Los mismos trucos de magia acaban aburriendo, es un hecho. Tarde o temprano la gente se da cuenta... o empieza a sospecharlo. Hablamos de fauna salvaje, de circos, de literatura o de lo que nos venga a bien pensar. Pero si algo sabemos tú y yo es que los hechiceros saben reconocer a un mago a la legua ;) Y a veces le muerden. (Pobre, pobre Anthem... me atrevería a añadir).

      Gracias por tu (mordaz) comentario.

      Eliminar
  2. Chapeau, Princesas. Lady Selene, de nuevo, a sus pies. Si este blog no tiene magia, que venga Odín y lo vea. Resucitáis un hada cada vez que escribis. Hay sueños hermosos aún por cumplir que viven a través de vuestras palabras. Continuad domando. Las historias que quedan por contar se pelean por elegir cual de las dos será aquella que les de la vida. Afortunadas ellas que os encuentran. Un viejo sombrerero se siente orgulloso de vosotras, no se lo contéis a nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún nos queda mucho que contar juntas antes de que se peleen por conseguirnos por separado :)
      ¡Graciaaas!

      Eliminar
    2. Gracias por el comentario. Y secundo lo que Iria dice: ¿Por qué pelearse por una pudiendo tenernos a las dos? Por el momento, venimos en pack.

      Por otro lado, si cada vez que escribimos un hada revive, es una razón muy poderosa para seguir haciéndolo ;)
      Un saludo.

      Eliminar
    3. Lo es.
      Celebro la Alianza.
      Más hadas, más magia, más razones para creer en sueños y darles forma. Más pétalos en este mundo sin color.
      ;)

      Eliminar
  3. xDDD Como ya le dije ayer a Iria, cuando me pasó el texto en primicia, me parece absolutamente genial y también totalmente aplicable al mundo de los domadores de las manchas de color.

    Sea como sea, hay que seguir domando, con fuerza e ilusión, y luchar por ello ;).

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuantísima razón tienes en ese último apunte. Hay que seguir adelante ^^ Gracias por tu comentario. ¡Y por tu inspiradora ilustración, sin la que el texto no existiría!

      ¡Un saludo!

      Eliminar

Se ha producido un error en este gadget.